viernes

REGRESO AL ORIGEN

De nuevo hemos llegado a Port Roig, al sur de Ibiza. Una corta parada par visitar a unos amigos que tienen una casa en uno de los acantilados frente a Vedra.
El tiempo sigue revuelto, aunque afortunadamente nos empuja en la dirección correcta. Los pescadores de la zona dicen que sobre mediados de Agosto hay un cambio de las mareas, las mareas de San Agustín las mas fuertes del año y que eso trae un cambio del tiempo.
El caso es que van siendo varios los años que al llegar estas fechas, la aglomeración de barcos, las malas prácticas de los “charter-boys” y el tiempo cambiante ( hoy está lloviendo y estamos, dentro del barco a 18 grados), nos empujan a dejar las islas.
Lo haremos en cualquier momento, así que estas líneas suenan a despedida, aunque aún quedan muchos días para volver y muchas millas por hacer, pero desaparecerán las calas tranquilas, las aguas cristalinas y la cercanía a casa conectará algunos circuitos olvidados.
Como un presagio de esa vuelta a casa nos hemos cenado una tortilla de patata.

REGRESO AL ORIGEN


De nuevo hemos llegado a Port Roig, al sur de Ibiza. Una corta parada par visitar a unos amigos que tienen una casa en uno de los acantilados frente a Vedra.
El tiempo sigue revuelto, aunque afortunadamente nos empuja en la dirección correcta. Los pescadores de la zona dicen que sobre mediados de Agosto hay un cambio de las mareas, las mareas de San Agustín las mas fuertes del año y que eso trae un cambio del tiempo.
El caso es que van siendo varios los años que al llegar estas fechas, la aglomeración de barcos, las malas prácticas de los “charter-boys” y el tiempo cambiante ( hoy está lloviendo y estamos, dentro del barco a 18 grados), nos empujan a dejar las islas.
Lo haremos en cualquier momento, así que estas líneas suenan a despedida, aunque aún quedan muchos días para volver y muchas millas por hacer, pero desaparecerán las calas tranquilas, las aguas cristalinas y la cercanía a casa conectará algunos circuitos olvidados.
Como un presagio de esa vuelta a casa nos hemos cenado una tortilla de patata.

jueves

LA VENGANZA DE GEA


Cuando con el rabillo del ojo y a la distancia se me presento el panorama de la foto adjunta, la primera impresión es que me encontraba ante una de esas obras que tanto gustaban a mi hijo cuando era solo un proyecto de arquitecto.
Deconstructivismo creo que se llama el estilo y sin entrar en más filosofías es, poco más o menos, torcer y torturar lo que debe estar recto y tranquilo. Uno gritos de atención como el de los niños chicos con su llanto.
Pero no. Se trataba de un desplome que ha acabado con un edificio en donde no pudo la ley de costas, ni el sentido común impedir su ejecución.
Gea, la madre tierra, avergonzada por tanto horror ha sentido un escalofrio y ha dejado de sustentar el edificio.
Las leyes y sus aplicadores, los jueces, que deberian llamarse los “leyces”, ya que no aplican justicia sino aplican leyes, dictaminarán que el responsable es el promotor, el constructor, el aparejador o el arquitecto o todos a la vez.
Sin embargo a mi me da que hay una responsabilidad mas extensa y es la que reclama Gea, la madre tierra. La que se hubiera derivado de que el edificio quedase en pié. Y es una responsabilidad mas de toda una sociedad que permite que una y otra vez se hagan esas atrocidades.
No puedo dejar de pensar en las costas de otros lugares, donde la explotación por el hombre para su ocio, se hace compatible con el respeto al entorno.
En esos lugares, a los que he intentado acercaros con mis escritos, se siente la sonrisa de Gea.

martes

DE OCA A OCA Y TIRO POR QUE ME TOCA


En el juego de La Oca una serie de eventos te hacian volver a pasar por los mismos sitios.
Desde el último comentario, desde Isla Colón en Menorca hemos saltado hasta Binirras en Ibiza, con paradas en Soller una noche de relámpagos lluvia y mar cruzada con el viento que nos dejó mas agotados que las 90 millas de la travesía.

A las 07:30 cola en la gasolinera, hasta las 09:00 y seguimos a Dragonera, pero el mar está muy confuso y el viento de proa. Pasamos la noche en Fornells. Hoy travesía desde Mallorca a Ibiza con ceñida a rabiar con 17-19 nudos. Tengo que averiguar por que con tan poco viento el barco va mejor rizado que sin rizar. Y me da que en vez de velas llevo sacos de patatas.

Y fondeo en Binirras.

Si recordais mis primeros comentarios, nada mas tengo que añadir. Solo que estamos en Agosto y pasamos la otra vez a finales de junio.

Lo que era tranquilidad y poca gente, se ha transformado en muchedumbre y ruido.

A las 3 de la mañana he tenido que dar un par de bocinazos a unos muchachos que habian montado su botellón en un catamarán, con música tecno y todo. Han acallado la musica pero han seguido hablando hasta las seis.

Y como siempre, en todos los grupos humanos, el dulce y arrullador sonido de la palabra es interrumpido por esa voz estridente, alta, con timbre de vidrio roto, que con sus decibeles trata de hacer escuchar una opinión que no tiene.

A las ocho de la mañana, una vez todos los barcos menos uno despiertos, he arrancado el motor para cargar baterias y colocado un CD de pasodobles toreros, clarines incluidos.

domingo

ERIZOS DE MENORCA

Parece que la marejada de estos dias ha remitido y podemos salir de puerto.
Vamos a visitar dos calas que siempre se nos quedan atras y son muy populares para los que navegan en Menorca. Cala Presili y Isla Colón donde haremos noche.
En ambas calas el agua está a 26 grados y la transparencia es total. Fondeados en 10 metros se ve perfectamente la dadena del ancla en el fondo.
Hemos ido a bucear un poco por la costa, que está tan muerta como es habitual ya en casi todo el mediterraneo.
Unos fraceses están recolectando erizos de mar.
No es la época, pero tienen algo de la carne comestible, las huevas.
Su pesca creo que está prohibida fuera de vedas. Yo confieso que con este animal de la familia de los equinodermos, me he ido concienciando del mal que se puede hacer simplemente jugando.
Es un "marisco" que es típico de mi tierra y que se vendía desde un camión por paladas. una buena dosis son varias docenas.


Era habitual hace años cuando los encontraba recolectar unas cuantas para comer. Pero empecé a observar que donde un año los recogía, al año siguiente no había. Estaba dentro de lo probable que yo estubiera contribuyendo a la desaparición de la especie. Y ahora me resulta dificil recogerlos.
Los sigo comiendo. En su época, febreo a Abril, los venden en el Macro y en el Corte Ingles, de hecho ahora se cultivan.
En la provincia de Cadiz son habituales e incluso hay una fiesta del erizo.
Os animo a probarlos, son esquisitos y afrodisiacos... pero no hagais el frances (me refiero a no arrancarlos en épocas de veda, por lo demás, haya vosotros)