sábado

PUERTO DE OLVIA



Suponiamos que Olvia, un puerto importante, nos depararía mejores condiciones. Hemos cargado Gas-Oil y nos hemos dirigido al muelle de tránsito, pero la guardia costera nos ha puesto muchas dificultades para atracar.
Al final eso de ser el único español en esta agua a pesado y nos han permitido amarrarnos para poder ir a hacer la compra a un supermercado a casi un kilómetro de distancia.
Las condiciones son las peores que hemos encontrado en mucho tiempo.
Y encima un vecino nos avisa de que dejemos todo muy cerrado por el peligro de las ratas que entran en los barcos.
En las cercanías hay un puerto deportivo y “me camelo” al contramaestre para poder meter el barco en un atraque libre (previo pagar por el 30 euros más de lo que está estipulado y que engrosarán el patrimonio de este sujeto).
Todos contentos, el cree que me ha “tangao” y yo descanso mis maltrechos huesos amarrado a puerto, cargo agua, endulzo el barco y paso una noche completa sin salir a ver que pasa con el fondeo.
Ducha larga, larga, larga. Sin miedo a quedarme sin agua.
En el pantalán de tránsito han sacado los barcos pequeños y han atracado un gran barco de motor (50 metros). Dicen que tiene derecho por que ha pagado mucho. Algunos patrones dicen que un marinero a pasado cobrándoles cinco euros por el atraque. El marinero de la guardia costera ha dicho algo así como que con cinco euros no hay derecho a nada o a casi nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos interesan mucho tus comentarios.

Puedes ponerlos aquí