miércoles

SOLSTICIO EN BINIRRAS













Al norte de Ibiza hay una playa al fondo de una cala bastante profunda que fué parte de la vida de los hippies de los años 70.
Era el sitio de reunión en fechas significativas para ver una de las puestas de sol mas espectaculares de Ibiza.
Hacia finales del verano el sol se pone tras de la roca que cierra la bahia. Los ingleses dicen que oparece la reina Isabel sentada en el trono (¿¿)
En la tradición pagana, este es el momento en el que la Diosa Madre queda embarazada del Dios, que se encuentra en la cumbre de su poder y su esplendor. En este tiempo, el Rey Acebo (la senectud) renace y expulsa al Rey Roble (la juventud), dando lugar a que los días vayan en disminución a partir de ahora, hasta cumplir un nuevo ciclo con la llegada del Solsticio de Invierno. Pero este sacrificio del Rey Roble no es en vano, ya que gracias a él son nutridos los campos que pronto ofrecerán sus frutos para la cosecha.

El Solsticio de Verano es un festival de fuego solar, pero también lo es de agua: el fuego representa a la deidad masculina, mientras que el agua hace lo propio con la deidad femenina.
En esta noche, tradicionalmente, se recolectan las hierbas mágicas y medicinales que se usarán durante el resto del año, así como también se recoge agua de los manantiales o del mar a la que se le atribuye milagrosas propiedades por estar situado el Sol a cero grados de Cáncer, signo de agua
Los hippies que hoy nos acompañan son un tanto de diseño, Han llegado en sus barcos o en sus coches y no dejan de hablar por el movil.
Pero algunas parejas jovenes bañan a sus hijos en ese agua mágica. Espero que aún siga en pié lo de "haz y propaga el amor y no la guerra"
Huele a marihuana, pero no se ve a nadie "colgao". Un grupo de chavales bate los tambores con muy buen estilo.
Yo me dedico al gin tonic y entrelazo las manos con mi mujer, renovando los votos de nuestra unión.

1 comentario:

  1. Me ha gustado especialmente esta entrada. No soy muy dado al misticismo y a la alegoría, pero he de decir que desde pequeñito, cuando mi padre me llevaba a ver las hogueras de San Juan, he visto todo esto del solsticio de verano como algo mágico, que me recuerda cosas que son parte de mi, de mi forma de ser y de mi cultura. Esto de celebrar el verano es algo que debería hacerse como mínimo un par o tres de veces al año... :-D.

    Y por cierto, hago unos GinTonics de aupa.

    Un abrazo y sigue escribiendo.

    Miguel Angel.

    ResponderEliminar

Nos interesan mucho tus comentarios.

Puedes ponerlos aquí