viernes

CRUZANDO GRENWICH

Desde Torrevieja hacia el norte se resvala la costa de Murcia y Alicante y se pasa por las cercanías de dos nuevos islotes, que se suman a las Islas Hormigas frente a Cabo de Palos, y que no vimos por la niebla.
La primera de ellas es la Isla de Tabarca a unas dos millas de la costa y que se encuentra habitada a pesar de su exigua dimensión. Tiene dos fondeaderos muy buenos, a poniente y levante y está en medio de un parque natural submarino. El viento de 25 nudos y nuestra velocidad a vela de mas de 7 nudos, no aconsejan parar esta vez.
La segunda de ellas es el Islote de Benidorm, en el que solo hay un barecillo y donde tambien fondean algunos barcos a sotavento, aunque dando botes.
Enfrente de este islote se levanta una de las mas sorprendentes proliferación de "rascacielos" de todo el territorio español. Benidorm es, visto desde el Mar algo sorprendente, pero ....
En este momento en que el municipio donde vivo y trabajo (¿es lo mismo?) en tierra se enfrenta a tener que decidir su futuro urbanistico. Y una de las opciones es la del crecimiento en altura.
Benidorm lo ha llevado al límite, pero es un opción válida. Si se quiere dar respuesta a la demanda social de un sitio de vacaciones de Sol y Playa, las ciudades que por climatología tienen situaciones privilegiadas tienen que seguir creciendo. Por descontado que hasta el límite de no retorno y conservando lo que haya que conservar. Mas ¿Porque no en altura? Si sobre diez mil metros caben 60 viviendas, o se ponen 60 adosadas de 150 metros cubriendolo todo o se hace un edificio de 60 plantas que deja una zona libre de 9500 metros. La gestion del suelo y de las infraestructuras es diferente pero ¿será mejor o peor?. No es el foro para este debate pero si es el tema que ocupa mi mente mientras resvalo la costa turística española

1 comentario:

Nos interesan mucho tus comentarios.

Puedes ponerlos aquí